Dormir junto a tu bebé, sí o no

Al momento de dormir tu hijo o hija necesita tener la seguridad de hallarse sobre una superficie adecuada y dormitar de lado. Así mismo su ropa de cama debe ser suave y cómoda, pero además el que duermas con él puede ser muy beneficioso.

En parte tranquiliza a tu bebé las primeras noches que pasará fuera del vientre. Hallarse cerca del corazón y el cuerpo de mamá lo devolverán a aquel lugar tranquilo y silencioso en el que se encontraba, la perfecta oportunidad para crear una conexión ideal con tu niño o niña.

Temperatura y sueño

Además dormir junto a tu bebé hace que él o ella puedan regular la temperatura corporal de mejor manera. Esto porque su piel se acostumbra a la de mamá o papá y replica dicha temperatura.

De igual manera regula mejor su ciclo de sueño, se ha comprobado que los niños que duermen junto a sus padres despiertan menos veces durante las noches que aquellos que descansan solos. Así mismo se reducen los llantos nocturnos porque sienten directamente el cuerpo de mamá y eso los tranquiliza como se decía al principio.

Alimentación adecuada

Al tener a mamá más cerca también la leche materna estará más al alance de la mano, es por ello que nos los niños que duermen junto a sus padres tienen por lo general, mejores hábitos alimenticios. También descansan mejor porque sincronizan su respiración con los adultos y esto provoca que sus pulmones se ensanchen y estén mejor oxigenados.

Por último es muy beneficioso para los padres también, al tener al bebé cerca despertarán menos veces por la noche y se creará un vínculo entre toda la familia que dejará huella en la vida del niño y de sus progenitores.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios