Cuidado con los juguetes musicales

Todo en los bebés y niños pequeños es nuevo, por así decirlo. Su cuerpo está en crecimiento y los órganos que lo componen están más expuestos y son más delicados comparados con alguien mayor. Especialmente el sentido del oído y todos sus componentes.

Por ello es muy importante tener cuidado con los juguetes ruidosos o musicales que se venden por allí. Muchos de ellos no tienen un control de calidad específico y en lugar de llamar la atención y estimular al bebé, podrían estar dañando irreversiblemente el oído de tu hijo o hija.

Cuestión de decibelios

La mayoría son grandes, de muchos colores y con una bocina superior, incluso a la de tu coche. Pareciera exagerado pero no está lejos de la realidad. Los padres creen que estos están muy bien para entretener a sus hijos pero la verdad pueden resultar perjudiciales.

Aunque estos juguetes no traen dentro de su caja o manual el dato exacto de cuántos decibelios pueden generar, es muy importante que no se superen los 80. Esto se puede comprobar pegando el oído al aparato, si molesta o suena demasiado agudo, no lo adquieras.

Tiempo de exposición

Otro dato a considerar es el tiempo de exposición del bebé al constante ruido. Si este supera las 4 horas, aunque se tengan decibeles bajos, puede ser dañino para el oído en formación del pequeño.

Además, si no prestamos atención al volumen o modulación de la música, crecerán con un déficit de audición y llegada la adolescencia necesitarán mucho más volumen para sentirse a gusto. Sin mencionar los problemas de aprendizaje que se pueden generar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios