Cuándo usar el corral para bebés

El uso del corral, es algo muy personal para algunos padres se asemeja a una especie de jaula sin techo. Es útil para que la madre o quien este al cuidado del bebé disponga de unos momentos de tranquilidad confiando que el bebé se encuentra en un lugar seguro.

Se sugiere que se use para niños de entre 6 y 12 meses, para que se vaya acostumbrando a entretenerse solo y para poder investigar y jugar en un espacio reducido donde se siente tranquilo y seguro. Ante todo se aconseja la precaución de colocar el corral en sitios seguros, lejos de cortinas, enchufes, etc.

El interior

Acomodarlo con sabanas suaves y ofrecerle unos pocos juguetes y cambiarlos todos los días para que no se aburra, ya que pronto descubrirá que es muy divertido tirarlos fuera y que alguien los recoja.

Cuando se sienta en confianza dentro del corralito comenzara a practicar movimientos corporales nuevos y a ejercitar sus músculos como si estuviera en un gimnasio. Es un buen estimulo para iniciar el gateo y aprender a ponerse de pie, agacharse y caminar sujetándose de la barandilla. El corral es muy práctico para que el pequeño duerma su siesta. Así aprenderá a distinguir más fácilmente el día de la noche.

El tiempo dentro de él

Sin embargo, no es bueno poner a un bebé por largas horas en un espacio pequeño ya que podría afectar las habilidades motoras, sensoriales, limitar la exploración e incluso el lenguaje.

Está bien utilizarlo en ciertos momentos, pero luego, dicho tiempo debe ser compensado con actividad y ejercicio.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios