Cómo reconocer un dolor abdominal en los bebés

Dentro de la larga lista de malestares que pueden afectar a un bebé o niño pequeño están los cólicos o dolores abdominales. Estos son más comunes de lo que parece y se pueden presentar por diversas causas o provocar distintos síntomas dependiendo de la situación.

En el caso de los pequeñuelos los cólicos son causados por una mala digestión o alimentación desbalanceada por parte de la madre. Recordemos que en estas primeras etapas de vida su único alimento será la leche que mamá provee y que viene cargada por la dieta de ella. Si existe dolor es porque algo le ha caído mal.

Intolerancia a los alimentos

Ya en etapas más avanzadas los dolores abdominales son provocados por distintas alergias o intolerancia a determinados alimentos. Esto cuando se focaliza la dolencia directamente sobe el estómago.

Por otro lado existen otros órganos que pueden dar molestias en la cavidad abdominal, lo mejor siempre será consultar con un experto antes de intentar con un remedio casero. En el caso de los bebés es muy delicado administrarles cualquier medicamento sin el visto bueno del médico.

Signos de advertencia

Muchas veces el dolor no viene solo, los padres deben de estar atentos a otros síntomas y signos visibles que acompañan a la dolencia abdominal, tales como diarreas y vómitos frecuentes en los menores de 3 meses.

Vientre rígido al tacto, dificultad al respirar, presencia de fiebre o dificultad para orinar o defecar son también signos de alarma que no deben pasarse por alto. Es momento de consultar lo antes posible y evitar que el cuadro empeore.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios