Cómo preparar el cuarto del bebé recién nacido

Cuando pienses en la habitación que destinaras para tu bebé, toma en cuenta que el objetivo va más allá de la decoración. Se trata de crear un espacio para un nuevo miembro de la familia. Toma en cuenta estos consejos para que el lugar se convierta en algo especial, cómodo y seguro para tu pequeño.

Iluminación: elige un cuarto que tenga al menos una ventana, por cuestiones de seguridad evita poner la cuna del lado de la ventana y considera también ubicarla de modo que no le caiga directamente la luz intensa del sol de la mañana. La iluminación artificial de la habitación del bebé debe ser suave y acogedora. Una buena idea es poner una lamparita que sea de intensidad apenas perfecta para que logres ver y maniobrar a la hora de los cambios del pañal y la alimentación del bebé en medio de la noche.

Paredes: de preferencia utiliza pintura que el papel tapiz ya que es poco resistente a las travesuras que estará haciendo tu pequeño en cortos meses. La pintura suele ser más económica. Las paredes son elementos que influyen en lograr una iluminación adecuada y una estimulación tranquilizante para tu pequeño.

Accesorios: coloca una alfombra suave, en el piso de la habitación que servirá para cuando tu pequeño comience a caminar, o de sus gateadas de esta manera se sentirá más cómodo, y tendrá un lugar idóneo para emprender ese cambio.

Seguridad: evita que los contactos de luz estén expuestos para tu pequeño, en el mercado existen algunos seguros contra niños para que evites accidentes.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios